5 curiosidades sobre las naranjas

¿Quieres conocer 5 curiosidades sobre las naranjas? En este artículo, exploraremos cinco curiosidades de la historia y la cultura detrás de estas deliciosas y emblemáticas frutas.

¿Qué surgió primero, la naranja o la mandarina?

En una variante del clásico dilema sobre el huevo y la gallina, nos adentramos en el mundo frutal para preguntarnos: ¿qué surgió primero, la naranja o la mandarina? A menudo, nuestra percepción nos hace pensar que la naranja es la figura principal, la «madre» de la mandarina. Sin embargo, la realidad es que la mandarina precede a la naranja, ya que esta última es, en verdad, un híbrido que resulta de la fusión de dos cítricos: 75% mandarina y 25% pomelo…

¿Alguna vez te has cuestionado el origen de la expresión «la media naranja»?

Aunque la utilizamos en un contexto romántico, en la antigüedad carecía de esta connotación. Se cuenta que en una época remota, los seres humanos eran esféricos, a semejanza de las naranjas. Poseían dos caras opuestas en una misma cabeza, así como cuatro brazos y cuatro piernas para desplazarse rodando. Conscientes de su singularidad y casi perfección, estos seres legendarios se volvieron vanidosos, llegando a considerarse dioses y desafiaron al Olimpo. Como castigo, Zeus los dividió en dos con un rayo y, al encontrarse incompletos, empezaron a vagar por la Tierra en busca de su otra mitad.

En la mitología griega, esta fruta era considerada el manjar de los dioses.

Según la mitología griega, existía un jardín maravilloso oculto, cuidado por las ninfas Hespérides con la colaboración de un dragón de cien cabezas. En ese jardín crecían árboles que daban «manzanas de oro», las cuales Gea regaló a Hera cuando esta se unió en matrimonio con Zeus. Esas manzanas doradas del Jardín de las Hespérides, al parecer, eran naranjas.

¿Cuál es el origen de la palabra «naranja»?

El término «naranja» tiene su raíz en diversas lenguas del sur de Asia: «narang», «narandam», «nagarukam» o «nari», todas ellas con el significado de fragancia.

Siglo XIX en Valencia.

A finales del siglo XIX, en Valencia, la naranja se erigía como símbolo de prosperidad económica, inspirando a pintores y escritores de la época. Figuras como Joaquín Sorolla, Teodoro Llorente o Blasco Ibáñez quisieron plasmar en sus obras la prosperidad económica que experimentaba en ese momento la región valenciana gracias a la explotación de la naranja.

es_ES